Síguenos

GRUPO DE EMPRENDIMIENTO CULTURAL

Ingresar
Las industrias culturales en Iberoamérica desde la perspectiva de la circulación de los bienes y servicios culturales

Por: Octavio Arbeláez, Director General de REDLAT Colombia

 

Pese a le existencia de marcos referenciales y acuerdos políticos como la Convención sobre la Protección y la promoción de la diversidad de las expresiones populares de la Unesco, o la Carta Cultural Iberoamericana, estos no se han traducido en marcos regulatorios o en acciones concretas en el espacio cultural de Iberoamerica.

 

Poco se avanzaría en un real acceso de los productos culturales Iberoamericanos a los mercados internacionales, y a los propios mercados de este ámbito geo-político, si no se avanza simultáneamente en la apertura de las fronteras internacionales al libre tránsito de las compañías artísticas y sus productos.

 

Como sabemos son múltiples las circunstancias a las que se enfrentan los artistas cuando intentan moverse entres sus países, y, basicamente enfrentan obstáculos que podríamos señalar en:

 

• Barreras financieras

• Barreras administrativas e institucionales tales como obtención de visas y reglas y regulaciones de viaje en otros países.

• Pérdida de protección de derechos, seguridad social y apoyo profesional.

• Acceso a información importante acerca de cómo trabajar en otros países.

 

Este tipo de obstáculos tiene que ser resuelto de manera prioritaria, pero es claro que a las declaraciones suscritas y las manifestaciones públicas bienintencionadas, no se sucede una acción concreta, y más bien se marcha en contravía de lo pactado, de hecho hay países cuyas restricciones de movilidad hacen más difícil la circulación, como el caso de Colombia, Perú y Bolivia, pese a los avances significativos en la materia.

 

En las múltiples negociaciones de acuerdos de libre comercio este debería ser uno de los temas neurálgicos en la negociación de la liberalización del comercio transfronterizo de servicios. Frente al mundo desarrollado, por ejemplo, donde los asuntos relacionados con migración son más complejos, los países se han limitado a la negociación de cupos de visas que en muchas ocasiones son asignados por sectores. Ya que los productos de la cultura circulan libremente por el mundo, de igual manera deberían hacerlo sus creadores, intérpretes y productores.

 

El tema de la movilidad de los artistas no está relacionado solamente con visas y temas migratorios, tiene que ver también con financiación de viajes, con obtención de tarifas preferenciales para el transporte de carga y con el acceso a información suficiente sobre los mercados objetivo. Este asunto tiene que estar contemplado, también, en todos los acuerdos de cooperación política y cultural, bilaterales o multilaterales desde el espacio cultural iberoamericano, llevando a un terreno práctico el discurso politico, y las buenas ideas plasmadas en proyectos exitosos como Ibermedia , Iberescena, ibermúsicas y, en general en los programas “iber”.

 

La sostenibilidad de las organizaciones culturales, en particular de las vinculadas a la producción artística, está ligada a las posibilidades de circular, articularse en redes de distribución y generar circuitos para dar soporte a una creciente oferta de calidad que puede satisfacer la creciente demanda de espectáculos en vivo ligados a las artes escénicas y musicales, hacen que se recomienden algunas acciones tales como: la definición y consolidación de las industrias culturales locales, particularmente las pequeñas y medianas empresas; el acceso de los artistas y empresarios culturales a la financiación y la tecnología; el desarrollo de la capacidad empresarial y otras capacidades, incluyendo la sensibilización e información sobre sus derechos; la creación de un marco legislativo y político fiable y transparente en el marco del cual puedan desarrollarse las industrias y los artistas; la creación de nuevas asociaciones entre el sector público y privado, y el desarrollo de redes y programas de intercambio; el fortalecimiento de las instituciones (ONG, organizaciones tradicionales, etc.) y de la infraestructura (“desarrollo de capacidades”), así como la apropiación de los medios digitales para los flujos de comunicación.

 

Es clave que en los escenarios en donde se articulan los procesos de oferta y demanda cultural, en particular en los mercados culturales que han surgido en latinoamerica en los últimos años, se incorpore la discusión alrededor de estos problemas, y que los gobiernos den respuesta a estos planteamientos, adecuando sus discursos de política cultural pública y los hechos relevantes de su diplomacia cultual, con la permanente actualización de sus marcos normativos en materia migratoria, aduanera, y fiscal, para facilitar así el intercambio de bienes y servicios culturales en el espacio cultural común.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Recibe información sobre nuestras publicaciones, eventos y noticias


Últimos post

Carrera 8 No. 8 - 43 - Tel. (571) 342 4100 - Ext 1235 Correo: info@culturayeconomia.org
Copyright @ 2017 Bogotá, D. C. - Colombia
Síguenos