Los aportes de los afrocolombianos en la vida de nuestro país empiezan con su participación en la construcción de la economía, a partir de sus labores como bogas en los ríos Magdalena y Cauca, como mineros en Antioquia y el Pacífico, agricultores en las haciendas del Valle geográfico del Cauca, como ganaderos en el Patía, los Llanos, la sabana cundiboyacense y en las sabanas de la costa Caribe, y como artesanos en casi todos los sitios de Colombia.

 

Esta presencia marcaría culturalmente al país en la música en toda la zona Andina, en la costa Caribe y en el archipiélago de San Andrés y Providencia, desde el Pacífico hasta los Llanos Orientales.

 

Los invitamos a leer todo el artículo en la web de la OEI