¿En qué medida están aportando las pequeñas experiencias locales a la diversidad cultural?
¿Que tanta diversidad cabe en las industrias culturales en un escenario económico asimétrico?
De Germán Rey, Para sus estudiantes

 

EXORDIO, es el proyecto del Laboratorio de creación investigación del Ministerio de Cultura, en el nuevo municipio de San José de Uré, en 2008. El laboratorio partió del «reconocimiento de la Danza del Diablo, Guevas y Cucambas como práctica cultural y mecanismo de resistencia, que desde la religiosidad ancestral fue usado para atemorizar a los esclavizadores aprovechando la idea del mal en ellos, y con la llegada del laboratorio, adquirió un tono político, logrando articular contenidos y signos de lo tradicional con las circunstancias actuales de inestabilidad y cambio, incorporándolo a una innovadora puesta en escena que dialogó con las lógicas del espectáculo, trascendiendo la idea de mercancía o producto de consumo, mas bien como un producto cultural de connotación simbólica y política».

 

exordio_acierto_asimetrico

 

El planteamiento es, si ¿sería justo pedirle rendir cuentas en términos económicos (o valor añadido a los contenidos) para determinar su potencial como industria cultural?» Entendiendo a Exordio como un producto cultural que incluye originalidad, imaginación, inspiración e inventiva, capaz de potenciar sentido de pertenencia de una comunidad, como un producto de proyección extraterritorial que vincula lo ancestral con lo contemporáneo, capaz de construir comunidad, público, actores y agentes culturales que se involucran y participan.

¿La cuestión está en la diferencia entre Progreso (material y en infraestructura) y Desarrollo (bienestar, oportunidades, libertades)?